Escuchar voces no siempre es esquizofrenia | Innovación Libre

Hemos sabido durante mucho tiempo que escuchar voces o alucinaciones auditivas está relacionado a personas con una amplia gama de diagnósticos psiquiátricos, así como por aquellos que no la tienen. Sin embargo, 13.5% de los adultos escuchan voces en algún momento de sus vidas – en circunstancias que puedan estar relacionadas con las experiencias espirituales, el duelo, trauma, la privación sensorial, así como la angustia mental y emocional.

A pesar de esto, muchas personas, incluyendo a los profesionales de la salud, siguen considerando que escuchar voces es un síntoma de la esquizofrenia y asumen que estas voces se experimentan como experiencias negativas, a través de una voz alta, frecuente y que viene de fuera de la cabeza.

Esto no es sorprendente si tomamos en cuenta que la mayor parte de la investigación sobre las alucinaciones auditivas se realiza en un entorno clínico con personas con diagnóstico de psicosis, escriben Angela Woods y Ben Alderson-Day en The Conversation.

La mayor parte de las escalas utilizadas en la investigación y para fines clínicos de diagnóstico, comienzan pidiéndole a la gente que informe sobre cosas como la intensidad, la frecuencia y el contenido emocional de estas voces.

Ante esto surge la pregunta: ¿hay algo que nos falte de información sobre esta experiencia?

Por ello, el equipo de investigación en Durham y Stanford decidió volver a los primeros principios y pedir a la gente que describiera en sus propias palabras, lo que siente al escuchar voces.

Para indagar en ello, diseñaron un cuestionario en línea de composición abierta, que fue completado por 153 personas con una variedad de diagnósticos, incluyendo 26 que nunca habían tenido un diagnóstico psiquiátrico.

Los resultados refuerzan algo de lo que ya sabemos sobre las alucinaciones auditivas: la gente oye un montón de diferentes tipos de voces, algunas de ellas con asociaciones con emociones negativas como el miedo, la ansiedad y la depresión, algunas personas también escuchan voces positivas y de apoyo.

Lo que no esperaban los investigadores era encontrar cómo las respuestas de la gente a esta encuesta desafiarían la comprensión de la naturaleza y la definición de una alucinación auditiva.

Aunque los términos “verdadero” y la alucinación ya no son considerados como clínicamente útiles, persiste la idea de que las voces percibidas como fuertes y procedentes fuera de la cabeza de alguna manera son un síntoma de perturbación.

Poco menos de la mitad de los participantes en el estudio, dijeron que las voces que escucharon eran indistinguibles de alguien en la habitación, pero un número similar informó escuchar voces de pensamiento similares, o una mezcla de los dos.

Como dijo un participante:

No escuché las voces auditivamente. Eran mucho más íntimas que eso, e ineludible. Es difícil describir cómo es una voz que no es auditiva; pero las palabras utilizadas en las voces y las emociones eran completamente claras, distintas e inconfundibles, tal vez incluso más que si yo las oyeran auditivamente.

Curiosamente, no había un vínculo claro con la calidad de las voces que escucharon, lo que pone en tela de juicio la idea de que las voces fuertes y externas son “típicas” de la esquizofrenia.

Independientemente de si se trata de pensamientos o de percepciones, escuchar voces se aborda como un fenómeno de la mente y los resultados pueden ser sorprendentes: 101 personas, o dos tercios de los participantes en el estudio, reportaron cambios en la experiencia corporal cuando oyeron voces:

Mi cuerpo y mi cerebro se sentían como si estuvieran ardiendo cuando escuché las voces”, escribió un participante. “Tuve sensaciones de hormigueo constante a lo largo de mis extremidades y sensaciones de choque en mi plexo solar”, comentó otro.

Otros escribieron tener mayor sensibilidad, una intensa presión en la cabeza, calor, agitación y sensación de indiferencia radical de sus cuerpos. Casi una de cada cinco personas experimentóvoces “multisensoriales”.

Las voces en el cuerpo eran más propensas a ser abusivas o violentas, y, en algunos casos, están vinculadas a experiencias de trauma. Esto significa que podría haber más terapia física enfocada en ayudar a las personas para hacer frente a estas experiencias.

Una mayor comprensión de la complejidad y la variedad de que la experiencia es crucial. Nuestra investigación también tiene implicaciones para el manejo terapéutico de voces angustiosas y para el diseño de futuros estudios de audición de voz.

Image: iStock by GettyImages
Via: Quo.mx

Anuncios

Un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s